Cursos para particulares

Te puedo ayudar       V     Testimoniales V

¿Te pasa que…?

¿Estás interesado en mover tu cuerpo con menos tensión?
¿Quieres cambiar de postura y tener hábitos más saludables?
¿Encuentras que en ocasiones te duele el cuello o la espalda?
¿Te cansas estando de pie o tu equilibrio ha empeorado y tienes miedo a caer?
¿Estás creciendo o tu cuerpo ha cambiado con tu embarazo, con una operación, con las horas que pasas sentado en el ordenador o en tu trabajo?

¿Piensas “hay algo que estoy haciendo mal pero no sé el qué”?
Mis cursos te pueden ayudar

Clases de Técnica Alexander y Coaching Ontológico

 

Doy clases de Técnica Alexander en Madrid. En mis clases aprenderás un método práctico para cambiar de hábitos, mejorar tu postura y la actitud con la que te tomas las cosas que te pasan en la vida.

 

Tensión física y tensión mental van de la mano. Cuando es necesario combino la Técnica Alexander con el Coaching Ontológico. El cuerpo y la palabra se apoyan mutuamente para hacer cambios profundos y duraderos.

Sesiones individuales y clases en grupo

 

Puedes elegir entre sesiones individuales y clases en grupo:

  • En las sesiones individuales de Técnica Alexander nos enfocamos totalmente en ti; recibes muchísima guía a través de mis manos para reorganizar tus movimientos e integrar lo que explicamos con palabras. Si tienes una necesidad o interés específicos, te lo recomiendo.
  • Clases en grupo de Técnica Alexander. Si te gusta aprender junto a otros y trabajar autónomamente, si quieres un curso de introducción, si ya tienes experiencia y deseas profundizar esta es una buena opción. Si lo deseas puedes combinarla con sesiones individuales.

Beneficios de las clases

 

  • En las clases mejoras el uso que haces de tu cuerpo. Desde el primer momento notas sus beneficios en tu equilibrio, coordinación, resistencia y tono muscular.
  • Aprendes a conocer tu cuerpo: cómo es y cómo puedes moverlo con respeto y sin sobrecargarlo. Tus movimientos son más fluidos y con menos esfuerzo.
  • Identificas hábitos, ves si te ayudan o no y aprendes cómo cambiarlos.  Tu manera de moverte te muestra hábitos en tu actitud ante la vida: la exigencia, el miedo a equivocarte, la resistencia al cambio, la necesidad de control… Mejoras la comunicación contigo y con tu entorno.
  • Desarrollas enormemente la atención, la observación y la percepción de ti mismo. Esta habilidad la puedes aplicar en otros campos: en tu trabajo, en tu vida familiar, etcétera. Desarrollas la “atención plena” a través del movimiento.
  • Al final de cada clase te vas con cosas concretas para poner en práctica en tu día a día. Entre clases puedes hacerme preguntas cuando lo necesites a través del correo o del teléfono.
  • Al final del proceso habrás aprendido a aplicar la Técnica Alexander por ti mismo en tu día a día. Te sentirás más vital y confiado para cuidar de ti.

Mis alumnos

 

Son personas que desean un cambio y se ponen a ello. A veces por problemas de salud y muchas porinterés personal o profesional. Me parecen audaces, divertidos, a menudo exigentes, dulces en el fondo, tenaces. Bellísimas personas.

Llegan por recomendación de su fisioterapeuta o médico, porque les hablaron de mis clases, porque leyeron sobre la Técnica Alexander o escucharon de ello en su trabajo. Este suele ser el caso de músicos, bailarines, actores y fisioterapeutas.

Testimoniales

Tenía un  total desconocimiento sobre las posibilidades de mi cuerpo y de mi esqueleto. Me sentía deprimida y rendida y no veía posibilidades de andar derecha.  He ganado enorme fortaleza, nuevas perspectivas y optimismo: me reencuentro con mi cuerpo con posibilidades y esperanza. He aprendido a cuidarme, a quererme, a dar mucha importancia al cuerpo, mis miembros, mi postura, y mi descanso. A ser condescendiente conmigo misma, mirarme y transmitir toda mi alegría y conocimiento a todos. Hoy me siento muy bien. Más aún cuando voy a clase: es un relax desconocido y total.  ¡Gracias!”.

L. Ruizsañudo

Profesora
El cambio ha sido abismal desde el principio

“Me encanta hacer deporte y estar activo. Pero el dolor que tenía en mi espalda me impedía llevar una vida normal: no podía andar, ni estar tumbado o sentado. Estaba desesperado. Llegué a tus sesiones de Técnica Alexander de rebote. Alguien me hizo un comentario y me dije: “¿Por qué no? No tengo nada que perder”.

El cambio ha sido abismal desde el principio. Me enseñaste a conocer mi cuerpo por dentro: cómo responde en actividades diarias que yo realizaba inconscientemente y cómo reacciona ante situaciones y movimientos cotidianos. Sin desaparecer, puedo controlar el dolor de espalda realizando los ejercicios que me enseñaste y colocando mi cuerpo. Ya no lo uso sólo para la espalda: lo aplico a cualquier zona del cuerpo.

Mi calidad de vida ha aumentado, no sólo en mí sino también en mi vida social y de pareja. Volver a viajar -otra cosa con la que disfruto-, salir, poder sentarme a ver una película, a leer sin dolor: no sabes lo que es eso hasta que lo recuperas. ¡Valoro esas acciones mucho más!

No quiero que parezca una experiencia vital pero a mí me has ayudado mucho. Ahora mismo me siento genial, cosa que no pensaba desde hacía tiempo. ¡Sólo volver la vista atrás y recordar como estaba y como estoy hoy me levanta el ánimo!”

J. Delgado

Empresario

¿Trabajamos juntos?