tecnica_alexander_mujer_en_bici

Mi primera vez

By: Maria | 9 May 2017
 Técnica Alexander para tu día a día

 

A pesar de que muchos llegan a la Técnica Alexander por dolor de huesos, ese no fue mi caso.

 
Yo llegué a la búsqueda de mi misma. Tenía el trabajo perfecto, pero cada día encajaba menos. Tenía una pareja que ya no lo era. Y tenía una promesa conmigo misma: averiguar qué había sucedido para que en la recta final de mi tesis mi cabeza dijera basta y las palabras pasaran a ser nubes en mi cabeza.

 

El yoga y la meditación sólo habían conseguido ponerme de los nervios. La constatación de que mi mente era un caballo salvaje que no conocía la pausa ni el silencio, me desalentaba. Sólo en ocasiones, cuando estaba bien cerca del cuerpo y el agua me mecía y el amor me acariciaba el pelo, entonces, callaba.

 

Desde el primer momento me fascinó, con una fascinación intelectual. La comprendía pero no la probaba. Entraba en mí sin ningún tipo de esfuerzo. Aún recuerdo la luz en aquella habitación en la que mi amiga tomó mi cabeza entre sus manos. Tardé meses, quizás un par de años, pero en su última visita dejó una tarjeta con un nombre: llámala. Y al día siguiente lo hice. No pregunté cuánto, ni dónde, sólo quería saber cuando. Y ahí empezó mi viaje.

 

Bajé las escaleras casi volando, monté en la bici y allí estaba mi cuerpo, potente. Mi primera clase fue sencillamente gloriosa. Cotidiana. En la segunda, Fiona me regaló un poema de William Blake. Muy a menudo ahora, 15 años después, vuelve a mí: cada vez que la apertura al momento presente quiere transformarse en control del momento presente. Entonces paro y abro la mano y cojo la mano del que está a mi lado y juntos vamos de nuevo hacia la apertura.

 

Técnica_Alexander_Blake

 

Cuantas veces salí de la sala con mi profesora diciendo a mis espaldas: “Y ahora atrévete a perderlo, querida”. Cuántas veces nos vemos obligados a practicar la pérdida, cuán hermosa es la vida.

¿Cómo puedes siquiera dudar que eres una y que tu cuerpo es el palacio, el rey, la reina, el guardián y el alma?

 

Bienvenida. Si quieres leer la opinión de otras personas puedes hacerlo aquí.
María

 

Gracias, de corazón, a Ariadna Faustino, Fiona Tree y Tessa Marwick.



Entradas Relacionadas

Share
  • Escribe un comentario