Técnica Alexander

Recursos gratuitos     Trabaja con María

Mi experiencia con la Técnica Alexander

Yo llegué a la Técnica Alexander por necesidad. Mi sensación después de la primera clase fue muy fuerte. Cogí la bici y las piernas me iban solas. Me sentía muy alegre, ligera e inmensamente feliz. Se lo conté a todo el mundo. Los descubrimientos que hacía sobre mi cuerpo me maravillaban. ¡Cuántas posibilidades! ¡Qué de sorpresas! El mayor milagro fue que mi cabeza, al fin, encontró paz. Y yo me encontré con mi cuerpo.

 

Qué es la Técnica Alexander

La Técnica Alexander  es un método de reeducación psicofísica. Se la conoce como un método de reeducación postural o de educación somática. Yo la veo como un método práctico para reeducar cómo reaccionas a los estímulos de la vida.

¿Puede ayudarme la Técnica Alexander?

 

Si tienes dolor de cuello o dolor de espalda, si te cansas estando de pie, si tu equilibrio ha empeorado y tienes miedo a caer, si estás creciendo o tu cuerpo ha cambiado con tu embarazo, con una operación, con las horas que pasas sentadocon el ordenador o en tu trabajo: si tienes la sensación de “hay algo que estoy haciendo mal pero no sé el qué”, entonces llámame.

Se puede aprender a cualquier edad y es un gran método para el desarrollo personal y profesional.

Beneficios de la Técnica Alexander

 

Tu postura, estabilidad, flexibilidad y coordinación mejorarán notablemente. Aprenderás a usar tu cuerpo respetando su estructura. Te moverás con menos esfuerzo y con mucha más atención. Estarás menos tenso. Verás como lo que haces, piensas, sientes y expresas se hacen uno. Y empezarás a ser más tú.

Cómo funciona la Técnica Alexander

 

La Técnica Alexander te enseña una herramienta práctica para organizarte durante el movimiento. Bien usada, te acompañará el resto de tu vida.

¿Te has parado a observar cómo te mueves? ¿Dónde lo doblas, cuánta tensión pones, cuánto esfuerzo? ¿Es necesario? ¿Es posible hacer lo mismo con menos? ¿Qué puedes dejar de hacer?

La Técnica Alexander te da los medios: corporalidad consciente, aprender a parary atención bien dirigidapara desatar todo tu potencial.

Cómo aprender la Técnica Alexander

 

En sesiones individuales y clases en grupo. Para empezar no está de más que leas alguno de los libros o vídeos que te recomiendo en el blog. Pero como todo lo bueno: ¿es lo mismo que te hablen del amor que sentir el amor?

Su creador: F.M. Alexander

La Técnica Alexander es el resultado de un trabajo de auto-investigación largo y profundo. F.M. Alexander (Tasmania 1869, Londres 1955) afirmaba que lo que él hizo está al alcance de todos. Alexander resolvió sus problemas de voz investigándose: experimentando, haciendo hipótesis, , observando, aceptando paradojas. Él nos habló del “uso de nosotros mismos” y de cómo afecta a nuestro funcionamiento. Nos mostró cómo podemos mejorar nuestra condición enormemente utilizando nuestra consciencia. Nos dejó el ejemplo de que es posible aprender hasta el final.

 

Regulación profesional

Yo me formé en el Alexander TechniekCentrum de Amsterdam (2001-2004) bajo la dirección de Paul Versteeg y TessaMarwick. Soy profesora certificada por STAT (Society of Teachers of the Alexander Technique) y miembro de APTAE (Asociación de Profesores de Técnica Alexander de España). Las asociaciones nacionales regulan la formación de más de 1600 horas que recibimos y también nuestro código profesional.

¿Trabajamos juntos?

Testimoniales

“¡Menudo taller más intenso el de ayer!

Me encantó la experiencia, y sobre todo y lo más importante, es que gracias al taller de ayer y a las directrices de Jaime, al que por cierto me encantó conocer, en cuanto a la forma de pisar, hoy me he dado cuenta que con las plantillas que me han hecho, no piso correctamente y no llevo una postura adecuada. En cuanto a María no tengo palabras, María sólo se puede describir con las sensaciones , las emociones y la consciencia que te transmiten sus manos, hasta que no las sientas, no entenderás de lo que estoy hablando”.

Carolina V.

Abogada
“El cambio ha sido abismal desde el principio.

Me encanta hacer deporte y estar activo. Pero el dolor que tenía en mi espalda me impedía llevar una vida normal: no podía andar, ni estar tumbado o sentado. Estaba desesperado. Llegué a tus sesiones de Técnica Alexander de rebote. Alguien me hizo un comentario y me dije: “¿Por qué no? No tengo nada que perder”.

El cambio ha sido abismal desde el principio. Me enseñaste a conocer mi cuerpo por dentro: cómo responde en actividades diarias que yo realizaba inconscientemente y cómo reacciona ante situaciones y movimientos cotidianos. Sin desaparecer, puedo controlar el dolor de espalda realizando los ejercicios que me enseñaste y colocando mi cuerpo. Ya no lo uso sólo para la espalda: lo aplico a cualquier zona del cuerpo.

Mi calidad de vida ha aumentado, no sólo en mí sino también en mi vida social y de pareja. Volver a viajar -otra cosa con la que disfruto-, salir, poder sentarme a ver una película, a leer sin dolor: no sabes lo que es eso hasta que lo recuperas. ¡Valoro esas acciones mucho más!

No quiero que parezca una experiencia vital pero a mí me has ayudado mucho. Ahora mismo me siento genial, cosa que no pensaba desde hacía tiempo. ¡Sólo volver la vista atrás y recordar como estaba y como estoy hoy me levanta el ánimo!”

José D.

Empresario
“La Técnica Alexander me esta ayudando muchísimo a recuperarme de un daño neurológico.

El motivo es que se fundamenta en la relación del cuerpo y la mente, en pensar y ser conscientes de los movimientos que hacemos diariamente para que el día a día sea mas fácil. Practico la Técnica con María desde hace unos meses y es una excelente profesional con una capacidad de aprendizaje excepcional, con ella estoy descubriendo cómo ver y tratar a mi cuerpo como un conjunto. Además, su amabilidad y forma de ser es muy agradable”.

Aida B.

Informático
Me he sentido muy cómoda y relajada desde el principio en las sesiones.

Yo soy músico, toco la viola y llegué con una idea muy clara y concreta de lo que quería mejorar, y durante este año he notado esa mejoría. Sin embargo, esa idea concreta que era superar mis nervios en el escenario, se ha abierto y la mejoría ya no solo la he notado en el escenario, sino también fuera de él, en la relación con mi instrumento, y en la relación conmigo misma. Me ha sorprendido gratamente el poder que tiene la intención, la voluntad, y sin aparentemente hacer nada, he cambiado mucho sobre mí misma. María ha sido una fantástica guía en el camino que he realizado este año, y me encantaría seguir con ella para seguir mejorando. ¡Gracias!”

Cynthia N.

Músico